Tras un fabuloso sexto capítulo, la saga de arcades aéreos por excelencia necesitaba de un nuevo empujón, para no quedarse anclada en el pasado.  Assault Horizon es más variado y frenético, más impactante y agresivo, pero: ¿está a la altura de lo esperado?

 

De Assault Horizon se puede decir que es una opera aérea del Heavy Metal, con munición pesada impactando constantemente sobre los pájaros enemigos, volando sus cuerpos de acero en mil pedazos a velocidades absurdas, atravesando junglas de metal en busca de su destrucción, y todo ello adornado por un pesado sonido de fondo, que se funde como el hierro con las constantes explosiones. 

 

Es una maldita oda hacia la destrucción (casi un poema) visual y sonoro, dedicado íntegramente al fuego y al metal en su punto de fusión.

 

Imaginaos en pleno vuelo, surcando los cielos de cualquier gran ciudad con un bonito skyline, a lomos de vuestro Tomcat. Los enemigos empiezan a aparecer, e intentáis destruirlos a distancia. Algunos caen a consecuencia de vuestros misiles, pero los más ágiles se resisten y hacen uso constante de las contra-medidas.

Tras llegar a la conclusión de que os será imposible abatirlos desde la lejanía, decidís pisar a fondo: Los motores rugen, debido a la post-combustión, y os acercáis al objetivo. En ese momento se os indica en pantalla pulsar cierta combinación de botones, lo que da paso a un sistema guiado de persecución, y en el que el control del aparato será lo de menos, importando más mantener la mira enfocando al objetivo.



El rival intentará alejaros de sus “6” y os llevará hacia el mejor lugar para conseguirlo: los edificios. Ahora os toca apuntar bien con las ametralladoras, mientras que intentáis mantenerlo, en vuestra mira, durante el tiempo suficiente como para que los sistemas lo fijen en el guiado de vuestros misiles. Y todo esto mientras atravesáis rascacielos, plantas petrolíferas en llamas o cualquier otro elemento del escenario, a una velocidad realmente alta y con el sonido de las guitarras de fondo, a juego con las explosiones del escenario.

 

Al final le alcanzáis y, a cámara lenta, observáis el resultado, donde podéis apreciar el destrozo sufrido, los fragmentos esparciéndose, el humo creciendo y hasta al piloto saltando en el último segundo. ¡Bravo! Ahora secaos el sudor de las manos.

 

Pienso que este nuevo sistema crea una riqueza de situaciones imposible en cualquier otro título de la franquicia y llega con la gran virtud de ser optativo. Podréis jugar como siempre, en modo manual, pero los "Aces" enemigos (que serán señalizados de esta forma en nuestro visor, para distinguirlos de los enemigos comunes) son rápidos y peligrosos, siendo sencillo que pasen de estar en vuestra mira a situarse justo detrás... y os obligarán a frenar (o a darles esquinazo) para volver de nuevo al modo guiado, realizando una pirueta que nos vuelva a situar en ventaja.



El otro gran añadido del juego es la variedad de situaciones. Hasta ahora, y durante toda la saga, se trataba de pilotar un avión en cada misión (casi siempre de nuestra elección), afrontándola desde la cabina del mismo, sin diferenciarse unas de otras excepto en el tipo de objetivo a abatir.

 

Eso se acabó en Assault Horizon, ya que podremos pilotar helicópteros Apache, disparar desde el puesto artillero de un Black Hawk, abrir fuego pesado de apoyo dentro de un C-130 e inclusive variar de vehículo dentro de una misma misión.

 

Todas las variantes resultan atractivas y muy manejables, fallando tan solo en pequeños aspectos: A los mandos del Apache deberemos obviar la vista exterior y la de cabina (dejándola en primera persona “pelada”), ya que por diferentes motivos no funcionan del todo bien. (Mencionar también como fallo al sistema evasivo del helicóptero... ahí lo dejo).

 

El error en las fases de artillero es diferente y no pasa por el control (que resulta infalible), sino que se manifiesta mediante la absurda concepción de algunos enemigos... tener que destruir decenas de “barquitos pesqueros”, armados con misiles, que navegan por un puerto civil, puede resultar hasta cómico. (No resta diversión, pero se convierte en un serio palo hacia la credibilidad).



Ya marcadas las diferencias jugables y las nuevas variantes, me voy a centrar en uno de los puntos que menos me han gustado, volviendo al tema de la credibilidad: Hasta ahora, Ace Combat era una saga que bebía de sus propias fuentes ficticias, creando conflictos entre naciones y territorios imaginarios. Se valía de Hardware militar real y lo ampliaba, en muchos casos, con geniales aeronaves inexistentes.

 

Esto permitía una libertad no conocida entre las legiones de juegos basados en conflictos reales, y resultaba en unos entornos increíbles y coloristas (en algunos capítulos), además de ser útil para permitir la aparición de titánicas aeronaves, imposibles en la realidad (la idea de lo que comento la extraigo directamente de lo visto en Ace Combat 6). 

 

En cambio, aquí se ha buscado "Callofdutizar" al escenario del juego, y somos partícipes de la tan manida batalla entre las fuerzas de los EE.UU y el resto del mundo... ya sabéis: Rusos malos, Africanos malos...

 

No es un cambio que afecte, de forma alguna, a lo que se nos está ofreciendo en términos jugables, pero era algo innecesario. Más aun cuando no necesitas de la maldita realidad para utilizar un guión tan flojo como el que posee el juego (que no es malo para tratarse de un arcade). 



Supongo que la distinción es un factor positivo, siempre, y sumarse a las modas lo deshereda por completo, acercando a la obra hacia la aberrante comercialidad: No ha vendido más por eso, vaya por delante, y tan solo se ha conseguido limitar el aspecto superficial del juego. 

 

No me hubiera importado luchar contra una nave nodriza gigante, como en otros Ace Combat, y hubiera sido mil veces más impactante y sorpresivo que un duelo previsible contra un MIG 29... ( Y ojo con este último comentario, ya que entiendo que al que busque una representación fiel de un conflicto, le parecerá erróneo, con toda la razón).

 

A nivel técnico es un juego que impacta en bastantes momentos, y que hace de la velocidad y del diseño su escudo de armas. No hay técnicas punteras, ni tampoco una abultada cantidad de polígonos o de texturas hiper-realistas, pero en conjunto, y sin querer buscar el detalle de cada elemento por separado, es un espectáculo que impresiona.

 

Los aviones están muy bien recreados, las explosiones animadas resultan muy acertadas y el entorno está bastante detallado. Como es lógico, sus apariencias mueren al aproximarnos, pero de forma lógica. Apreciar con más detalle sus limitaciones no coarta de manera alguna al espectáculo.



También se debe tener en cuenta al factor de la velocidad, que solo desaparece cuando pilotamos los helicópteros y que durante las fases con aviones hace casi imposible que nos fijemos en los pequeños detalles. Grandes dosis de acción a toda pastilla serán la constante, así que no apreciaréis más que al conjunto. (Las imágenes adjuntas debieran bastaros para flipar un rato).

 

El sonido es bastante acertado y teniendo en cuenta la velocidad de la acción, lo violento de los conflictos en los que participamos y la destrucción provocada, pues no se me ocurre algo más acorde que el sonido de unas potentes guitarras eléctricas de fondo.

 

Los FX también están muy bien, e inclusive el doblaje, que sin ser magistral se puede catalogar como muy correcto.

 

En conjunto es un juego casi redondo: opciones in game ampliadas en torno a la saga, gráficos espectaculares (que no punteros), sonido potente, controles acertados... solo existe un fallo remarcable: El exceso.

 

Desde que empiezas, y hasta que acabas, las fases son muy feroces, ya que el ritmo de enfrentamientos y la velocidad de los mismos es constante. Se crea una tensión adecuada de inicio, pues se nos requiere atención máxima y temple, pero se termina rompiendo en muchas pantallas, por prolongarlo en exceso.

 

Cuando un juego es intenso la brevedad puede contemplarse como un acierto. No es un fallo garrafal, pero el hecho de que, tras acabar con dos tres oleadas, te requieran para enfrentarte de nuevo contra otra legión de aviones, termina minando a la experiencia. Las pausas, en ocasiones, son tan importantes como el contenido previo y posterior.



Las versiones para PS3 y 360 (recomiendo esta última, como siempre, por el mero hecho de contener la opción de ser instalada íntegramente) son prácticamente idénticas y la de PC cuenta con una mayor tasa de FPS (60 vs 30) y algo más de resolución global, pero en conjunto son altamente similares. Cualquier elección es buena.

 

El que ya conozca la saga se encontrará con un capítulo mucho más vertiginoso, igual de bien realizado y un tanto extraño por culpa de su pretendido realismo, pero lo considerará como un buen capítulo, sin duda. 

 

El que no haya jugado nunca a un Ace Combat ha de saber que esto es un arcade, no un simulador, y que se trata de un juego que no esconde complejidad alguna. Si te gusta la acción te mantendrá pegado al sillón mientras que dure la campaña, ya que es bastante adictivo. 

 

Para mi, y es una opinión y una sensación muy particular, esto es un "Back from Hell". Me transporta, mientras dura, hacia un estado mental muy intenso y bastante salvaje, de esos que sentimos los Heavys cuando escuchamos nuestros himnos a todo trapo. Sentir el Metal golpeando contra el Metal, a toda velocidad, explosiones de por medio y con una BSO cañera de fondo, es algo que me llena, me enviolenta mentalmente y me hace sentir poderoso. No sé si el resto de los que transitan con frecuencia el averno lo sentirán de igual forma, pero así lo vivo yo, y me encanta. 

 

Un juego muy fácil de encontrar a precios inferiores a los 20€, coste que sin duda será una buena inversión para cualquiera con pasión arcade. No creo que le defraude a nadie por ese precio.

 

Volar por el cielo es grato, pero reventar en mil pedazos a todo lo que transita por él aun lo es más…


VÍDEO

10.12.2016

11.11.2016

10.11.2016

Nuevo FrikReview:

-MURAMASA.

08.11.2016

08.10.2016

Nueva reflexión NEO GEO.

-¡EVERDRIVE!

14.09.2016

PC ENGIN GT

-Cambiar pantalla.

-Reparación.

24.08.2016

¡RECOMENDADO!

-Dark Escape 4D.

06.08.2016

¡El nuevo BLOG de METALMAN!

06.08.2016

25.07.2016

¡NO HAY KEDADA 2016!

Leer más

15.05.2016

Nuevo contenido en Potenciar consolas:

-FREE REGION BIOS MEGA CD.

01.05.2016

¡Nuevo TUNING de Bricoman!

-PS3 STAR WARS.

10.04.2016

03.04.2016

28.03.2016

Vale más prevenir que curar. Si no lo has hecho aún, haz una copia de seguridad de tu PS3.

Leer más

07.02.2016

-Nuevo apunte en Reparación.

-Panasonic 3DO.

07.02.2016

¡Metalman se pasa al formato vídeo!

-LAYER SECTION.  

-ASTAL.

-Another World.

-Marvel Vs Capcom.

10.01.2016

Nuevo reportaje de opinión.

¿Y ahora qué? 

03.01.2016

Nueva información en Potenciar Consolas.

-Disco Duro & Bios en Dreamcast.

05.12.2015

Nueva información en reparación.

-Panasonic Q

6.09.2015

2.08.2015

-Nuevo reportaje:

-¡NEO GEO a todo GAS!

29.03.2015

Nueva sección completamente migrada:

Reportajes técnicos.

29.03.2015

Nuevos accesorios comentados:

-MGCD.

-SD Floppy Emulator.

14.03.2015

Nuevo apunte en Potenciar Consolas:

60HZ Turbografx PAL.

-Alfonso Lopez.

Links amigos