Max nunca ha sido un personaje excesivamente popular dentro del videojuego, pero sus demonios interiores, su pasado y el sufrimiento constante de sus pesares, lo convirtieron en un anti-héroe bastante iconoclasta en comparación con lo existente... ¿mantiene Max Payne 3 estas señas?

 

Es curioso que en los videojuegos siempre exista (o casi siempre) una meta temporal relacionada con el presente o con el futuro (rescatar a alguien a quien acaban de secuestrar, evitar una futura destrucción...), y más extraño aun es que aparezca un personaje cuya historia, y matices en torno al guión, vivan del pasado.

 

Max no pudo salvar a su familia en el primero de sus capítulos, y desde el principio quedaba bastante claro que, hiciera lo que hiciera, era un mal que nunca podría superar.

 

Así nacía Max Payne, convirtiéndose en un personaje poco habitual y altamente trastornado. Loco, directamente, por culpa de esa manía suya de torturarse por no haber podido evitar lo inevitable.

 

Max es un poco como Jesucristo, y está en el mundo para aguantar el peso de ese drama, participando en venganzas que no son suyas, por intereses que tienen que ver con su trauma y, en definitiva, para equilibrar la balanza entre lo justo y lo intolerable.


Digamos que, al no poder salvarse a si mismo, encuentra la redención en salvar a los demás, con plena convicción y sin intereses terrenales de por medio.  

 

Y como el daño ya está hecho, lo único que consigue es calmarlo momentáneamente, bien acabando con desalmados, o mediante botella de vodka en mano... pero siempre sufriendo y siempre delirando.



En Max Payne 3 ese interior confuso apenas existe, y nos encontramos de primeras con alguien que ya no es la autoridad, y que no posee las armas suficientes como para justificar su lucha. 

 

Ahora es un alcohólico envejecido prematuramente, que se gana la vida como matón de tres al cuarto, y al que le importa una mierda todo... hasta sus propias inquietudes. Max es plano como un folio.

 

Han convertido a un tipo que sufría intensamente por sus miedos, en alguien que solo se desvive por los ajenos (pasta mediante) y se ha logrado acabar con todos esos malditos (y brillantes) demonios internos.

 

Además de todo eso, Max ahora también es medio deficiente a niveles mentales, y cualquiera le puede engañar o manipular. Hasta tal punto que es capaz de participar en masacres, con inocentes de por medio, y no ser consciente hasta que alguien se lo cuenta años después... por ejemplo.

 

A un lado el personaje (que es el auténtico eje central de los dos juegos anteriores), Max Payne 3 sigue siendo un shooter en tercera persona, y continúa manteniendo su famoso y celebrado bullet time. La única novedad a nivel jugable es el añadido de las coberturas, que he de admitir que se agradecen.

 

No hay mayor destrucción (cosa que la tecnología permitía) que en anteriores capítulos, y es posible que a ese "tiempo bala" le hubiera sentado de fábula haber sido acompañado por cientos de elementos volando por los aires. Lo necesitaba, y no lo tiene. 

 

Continúa siendo un juego violento en sus maneras, pero tras los cuatro o cinco enfrentamientos iniciales, nos daremos cuenta que le hacía falta algo rompedor de por medio, como un sistema de impactos más brutal, similar a lo que en su día nos regaló Soldier of fortune II... y no solo añadiendo un pegote extraño de carne y sangre en las zonas de impacto. Falta ambición, y mucha transgresión.



El juego se inicia con una escena realmente cruda (muy en la línea de la "muerte" de Murphy, en Robocop) y casi consigue hacernos creer que esa será la tónica constante, pero hasta el final del juego (muchas horas después), no volveremos a encontrar semejante crudeza... y será la misma. Hay mucho artificio de pegote, pero poco visceral en comparación con este impactante comienzo.

 

Se han eliminado los cómics que narraban la trama entre escena y escena, con esa interesante voz en off, y la han implementado in-game, con miles de líneas absurdas de por medio.

 

Y es que la voz de Max no para de sonar en toda la puta partida. A veces con resultados brillantes, pero en la mayoría de los casos con frases obvias y ridículas. Cuando ves aun numeroso grupo de policías matando a civiles, no hace falta una voz que te lo narre... o cuando te encuentras a un equipo de mercenarios bien armado... eso ya se ve. 

 

Parece más un comentarista narrando las mejores jugadas, que Max profundizando en su cabeza. Esto se agrava aun más a consecuencia de los cientos de pausas que sufre el juego: entramos a una sala, acabamos con los enemigos y nos salta una cinemática... otra habitación, en la que también acabamos con todo bicho viviente, y otra cinemática más...



Si estas escenas fueran ricas en contenido, pues perfecto, pero es que el juego se para para enseñarte como Max abre una puerta, o como salta por encima de algún obstáculo... no exagero, y es realmente excesivo, además de que acaba siendo un anticlimax muy importante.

 

De las seis primeras horas de juego, tres no son jugables... ya hacia el final del juego los niveles se parecen más a los de los anteriores títulos, y las pausas son menos frecuentes, pero el daño ya está hecho, y desde mi punto de vista es bastante importante.

 

Una escena, o una voz narrando, ha de aparecer para mostrar o relatar algo que tenga peso, o al menos que sea impactante, y no para cesar la acción cada pocos minutos. Una historia no es más brillante por contener un mayor número de diálogos o de cinemáticas, sino por contar algo interesante en ellas. Calidad ante cantidad. 

 

Gráficamente es un juego muy conseguido, aunque le faltan detalles impactantes de por medio. Todo está muy bien (sobre todo algunos modelados de los personajes), pero resulta poco sorprendente.


Las animaciones están muy cuidadas, y en algunas ocasiones (muy pocas) se respira auténtica genialidad en torno al uso de la tecnología (impresionante la escena de la discoteca)... pero el 90% del juego es demasiado plano, como su personaje.



Jugablemente es un título duro en dificultad normal, y moriremos cientos de veces antes de terminarlo, pues hay que pensarse muy mucho cuando atacar y cuando cubrirse. A esto hay que añadirle que se ha respetado el uso de los típicos botiquines (píldoras) en pos de los tan manidos escudos recargables y demás facilidades.

 

La jugabilidad es muy buena, respetuosa casi al 100% con los originales, pero insisto en que se resiente por culpa de las cuantiosas, e insufribles, pausas que el juego contiene. 

 

En conjunto no es un mal juego, y tiene sus momentos, pero se olvida de que es Max Payne. Ni tan siquiera se ha añadido un nivel bizarro... como los que aparecían en los anteriores juegos, simulando estar en la cabeza del protagonista.

 

Ni es el mejor juego de acción en tercera persona de la generación (ni lo intenta...), ni tampoco es una buena tercera parte, pues se centra en alejarse del protagonista, trasladándolo lejos (Brasil) y jugando a su manera con el paso del tiempo... no se arriesga en partir de las raíces inmediatamente anteriores.

 

Nadie se lo pasará mal jugando, pero el lamento es palpable, y no cuesta mucho ver los constantes errores, pese a sus aciertos.

 

Para mi ha sido una gran decepción, pues sus dos anteriores juegos, aun contando con enormes taras, poseían una personalidad realmente arrolladora, así como también contaban con un mayor impacto visual para su época.


Lo que más me ha dolido, y teniendo en cuenta la riqueza y el estado mental de Max, es que en esta entrega todo lo que sucede es ajeno a los propios intereses del protagonista...

 

Max daba para mucho más, y alejarlo de si mismo ha sido el mayor de los errores que ha cometido Rockstar. Es de recibo aclarar que el juego original, así como su segunda parte, son merito de Remedy, quienes les cedieron la licencia a la empresa de GTA para desarrollar esta mejorable tercera parte.

VÍDEO

11.11.2016

10.11.2016

Nuevo FrikReview:

-MURAMASA.

08.11.2016

08.10.2016

Nueva reflexión NEO GEO.

-¡EVERDRIVE!

14.09.2016

PC ENGIN GT

-Cambiar pantalla.

-Reparación.

24.08.2016

¡RECOMENDADO!

-Dark Escape 4D.

06.08.2016

¡El nuevo BLOG de METALMAN!

06.08.2016

25.07.2016

¡NO HAY KEDADA 2016!

Leer más

15.05.2016

Nuevo contenido en Potenciar consolas:

-FREE REGION BIOS MEGA CD.

01.05.2016

¡Nuevo TUNING de Bricoman!

-PS3 STAR WARS.

10.04.2016

03.04.2016

28.03.2016

Vale más prevenir que curar. Si no lo has hecho aún, haz una copia de seguridad de tu PS3.

Leer más

12.02.2016

-Nuevos VídeoReviews. 

-SHIENRYU.

-Viewtiful Joe.

-Heart of Darkness.

-Assura's Wrath

07.02.2016

-Nuevo apunte en Reparación.

-Panasonic 3DO.

07.02.2016

¡Metalman se pasa al formato vídeo!

-LAYER SECTION.  

-ASTAL.

-Another World.

-Marvel Vs Capcom.

10.01.2016

Nuevo reportaje de opinión.

¿Y ahora qué? 

03.01.2016

Nueva información en Potenciar Consolas.

-Disco Duro & Bios en Dreamcast.

05.12.2015

Nueva información en reparación.

-Panasonic Q

6.09.2015

2.08.2015

-Nuevo reportaje:

-¡NEO GEO a todo GAS!

29.03.2015

Nueva sección completamente migrada:

Reportajes técnicos.

29.03.2015

Nuevos accesorios comentados:

-MGCD.

-SD Floppy Emulator.

14.03.2015

Nuevo apunte en Potenciar Consolas:

60HZ Turbografx PAL.

-Alfonso Lopez.

Links amigos