DEL AYER AL HOY

PASANDO POR EL ABSURDO


Los que me conocéis sabréis sobradamente que siempre intento ser parcial en todas mis exposiciones. Me considero una persona intemporal que, en lo que a videojuegos se refiere, es capaz de reconocer las virtudes de cada máquina valorando los conceptos del momento.

 

Me vuelven loco los gráficos en alta definición que ofrecen las consolas actuales, sin embargo, sé sentarme frente a una 8 Bits y admirar los juegos como lo hacíamos antes.



Este requisito es indispensable para que un coleccionista precie sus productos, ya que se deben valorar las cosas por lo que son y por lo que fueron en su momento.


Un buen coleccionista debe saber sentarse frente a un Good of War III y disfrutar de su grandiosidad de la misma manera que debe saber apreciar la simplicidad de juegos como Prince of Persia o Off Road entre otros (por citar algunos).



No obstante, todo y considerarme un aficionado “intemporal” a los videojuegos, me ocurre una cosa extraña que me trae de cabeza… No sé si os ocurrirá igual a vosotros, pero hay una generación que, de forma totalmente desmerecida, me cuesta y mucho de asimilar.

 

Al pensar en las 8 Bits, me vienen a la cabeza multitud de juegos técnicamente bastante limitados, pero que ya representaban un salto grandioso frente a todo lo que había hasta la fecha.


Es como si con aquella generación se hubieran reinventado los videojuegos prominentes del mundo de las microcomputadoras. Algunos de los títulos de última hornada de la Master System (una de las 8 bits más avanzadas) llegaron a rozar el cielo superando lo insuperable.

 


Con la generación 16 Bits sé apreció un enorme salto cualitativo que, aunque no evolutivo, sí mejoró brutalmente lo presente.

 

Además, se experimentó con algunas técnicas gráficas novedosas (digitalización, renderización, polígonos…) con resultados generales bastante buenos que no salían de la línea existente, pero sí dotaron a la generación de cierto aire nuevo y entreabrieron una posible puerta al futuro.



Sin embargo, es en la próxima campaña de consolas, donde rabiosamente debo admitir que tengo un serio conflicto.



Corría el año 1992, cuando SEGA abrió la caja de Pandora con un par de recreativas que marcarían un antes y un después en el ocio digital. Dichos juegos lucían una técnica gráfica llamada “poligonal”.

 

No es que fuese una técnica nueva, ya que algunas compañías habían indagado con anterioridad, sin embargo, el buen hacer del equipo de programación AM2, en colaboración directa con ingenieros de la NASA, dio como resultado un par de juegos que llamaron la atención de todos y, sin saberlo, dieron un vuelco al concepto gráfico de los videojuegos.



Hoy en día, admirando los apoteósicos gráficos en alta definición, parece mentira que todo empezara como lo hizo… Pero así nacieron muchas franquicias doradas.



Pese a que parezca mentira, hubo un tiempo en la historia de los videojuegos en el que, tres compañías se la jugaron para cambiar el futuro. 


SEGA con la Saturn, Nintendo con la 64 y, sobretodo, Sony con su sorprendente Playstation se atrevieron a cambiar de rumbo y “poligonizar” la pantalla.


32 BITS

LA GENERACIÓN MÁS FEA


La técnica gráfica antes comentada propinó un nuevo sistema de programación y, por consiguiente, un nuevo concepto de juego: los juegos tridimensionales.

 

Antes de continuar leyendo, vamos a diferenciar los conceptos de juegos tridimensionales y juegos 3D.

 

Los juegos tridimensionales tienen profundidad dentro de la pantalla, o sea, se nutren de una libertad de movimiento casi total dentro de un entorno predefinido. Ya no sólo hay un plano lineal a seguir, o múltiples, como en el caso de los juegos de lucha de calle. Además, el personaje puede rotar sobre si mismo ofreciendo varios puntos de vista tanto del escenario (en determinados juegos) como del mismo.

 

Esto es posible gracias a la combinación de miles de polígonos.



Por el contrario, los juegos 3D son los que, además de lo comentado anteriormente, adquieren profundidad fuera la pantalla (ya sea con gafas o sin ellas).

 

Pues bien, después de esta justa aclaración, tenemos a dos compañías rivales, más una tercera sin, a priori, tanta experiencia, que se lanzan de lleno al mundo tridimensional.

 

SEGA y Nintendo ya habían realizado algún experimento en sus antiguos sistemas, mientras que Sony empezaba de cero*

 

* A día de hoy se sabe que Sony había hecho una pequeña incursión secreta en los videojuegos modernos gracias a una colaboración con Nintendo para el desarrollo de un posible accesorio digital para la Super Nintendo, sin embargo, dudo que ese factor tuviera algo que ver con el indiscutible éxito del sistema Playstation (al menos en terreno tridimensional).

 

Las dos dimensiones y los escenarios planos parecían haber tocado fondo y aunque aún disponían de muchos seguidores, la mayoría se decantó por aquellos gráficos más novedosos y realistas.

 

Había llegado la Playstation, la consola ideal para manejar polígonos. Esta consola deslumbró a todos y que alcanzó el éxtasis con unas introducciones CG de altísima calidad jamás vistas con anterioridad.

 


SEGA volvió a pecar de precoz y de demasiado conservadora. Con Saturn apostaron por un sistema híbrido capaz de reproducir conversiones Arcade de calidad tanto 2D como 3D.

 

Paradójicamente, fallaron en el campo que ellos mismos habían reinventado (recordad que Virtua Racing y Virtua Fighters son de SEGA) y su consola no reproducía con tanta facilidad toda esa gama de nuevos juegos poligonales. Algunas juegos que aparecieron en ambas consolas (Saturn y PSX) lucían de pena en la consola de SEGA.

 

Por su parte, Nintendo esperó más a mostrar sus cartas y nos sorprendió con un proyecto controvertido llamado Nintendo 64.



La Nintendo 64 fue una consola que, siendo el doble de potente que sus competidoras, nació condenada… Su formato físico quedó obsoleto con demasiada facilidad y su potencial técnico dio poco a estrujar, pues al final de su historia, poco habían distado los juegos del glorioso Mario 64

 


Por otro lado, la consola de Sony fue la reina indiscutible de la generación y se ganó ese título con mucho honor. La Playstation demostró ser la más versátil con cantidad de títulos de mucha calidad.

 

Además, evolucionó bastante hasta el día de su caída.



La conclusión, al analizar hoy en día esas consolas, es que, inevitablemente, pagaron el precio de ser las primeras en pasar de nivel.

 

Si obviamos sus verdaderas joyas, la mayoría de sus títulos dañan la vista: texturas y diseño de personajes demasiado poligonales, o mal definidos, bailoteo esporádico de polígonos, tanto en personajes como en escenarios, control tosco y poco preciso en multitud de títulos, borrosidad irracional en la consola de Nintendo… Un sinfín de fallos que hacen que, actualmente, esa generación que tanto nos impresionó en su momento se vea exageradamente desfasada. 

 

La batalla contra el tiempo la ha ganado la consola se SEGA y, precisamente, por lo que en su día fue su mayor defecto: la cantidad y calidad de software 2D.

 

La consola de Nintendo y la de Sony han envejecido con peor suerte y solo se salvan por los pocos juegos bien realizados de una (N64), que realmente estaban por encima de la competencia y el basto, y correcto, catálogo de la otra (Psx).

 

Quiero dejar claro que todas esas consolas han sido muy grandes y que poseen multitud de joyas. Juegos que sobresalen al nivel medio y que dotan a dichas maquinas de aquella áurea de mito intemporal. No obstante, no me negaréis que, posiblemente, la generación 32 Bits es la que más daña la vista al revivirla.

 

Solo tenemos que echar un vistazo por encima a la Dreamcast (la consola que las prosiguió en el tiempo) para ver que, todo y poseer un 90% del catálogo poligonal, su disfrute actual dista mucho de aquellas consolas que, injustamente, pagaron la osadía de aventurarse en un terreno desconocido.



No sé si habréis sabido interpretar la idea del documento, sin embargo, a estas alturas del mismo no quisiera que nadie pensase que mis reflexiones son una crítica a esos sistemas (ni a esa generación). Al contrario, no quieren más que ser un merecido reconocimiento motivado por el hecho de que, actualmente, me cuesta más sentarme frente a una PSX o Nintendo 64, que a una Megadrive o Super Nintendo y no se lo merecen ni por lo que aportaron a la evolución de los videojuegos, ni por lo que representaron en su momento.

 

Todo y con esto, no me negaréis que la realidad y la “jugabilidad” que aportan muchos de sus títulos, analizados a día de hoy, casi rozan la absurdidad más aplastante… Mirad que patrones femeninos más sexys nos regaló la generación (no se podía más...).


11.11.2016

10.11.2016

Nuevo FrikReview:

-MURAMASA.

08.11.2016

08.10.2016

Nueva reflexión NEO GEO.

-¡EVERDRIVE!

14.09.2016

PC ENGIN GT

-Cambiar pantalla.

-Reparación.

24.08.2016

¡RECOMENDADO!

-Dark Escape 4D.

06.08.2016

¡El nuevo BLOG de METALMAN!

06.08.2016

25.07.2016

¡NO HAY KEDADA 2016!

Leer más

15.05.2016

Nuevo contenido en Potenciar consolas:

-FREE REGION BIOS MEGA CD.

01.05.2016

¡Nuevo TUNING de Bricoman!

-PS3 STAR WARS.

10.04.2016

03.04.2016

28.03.2016

Vale más prevenir que curar. Si no lo has hecho aún, haz una copia de seguridad de tu PS3.

Leer más

12.02.2016

-Nuevos VídeoReviews. 

-SHIENRYU.

-Viewtiful Joe.

-Heart of Darkness.

-Assura's Wrath

07.02.2016

-Nuevo apunte en Reparación.

-Panasonic 3DO.

07.02.2016

¡Metalman se pasa al formato vídeo!

-LAYER SECTION.  

-ASTAL.

-Another World.

-Marvel Vs Capcom.

10.01.2016

Nuevo reportaje de opinión.

¿Y ahora qué? 

03.01.2016

Nueva información en Potenciar Consolas.

-Disco Duro & Bios en Dreamcast.

05.12.2015

Nueva información en reparación.

-Panasonic Q

6.09.2015

2.08.2015

-Nuevo reportaje:

-¡NEO GEO a todo GAS!

29.03.2015

Nueva sección completamente migrada:

Reportajes técnicos.

29.03.2015

Nuevos accesorios comentados:

-MGCD.

-SD Floppy Emulator.

14.03.2015

Nuevo apunte en Potenciar Consolas:

60HZ Turbografx PAL.

-Alfonso Lopez.

Links amigos