Solo un espartano osaría desafiar al Dios de la guerra


Cuesta mucho encontrar palabras para definir esta MAGISTRAL obra maestra de la mano de Sony computer Entertainment para nuestra querida Playstation 2.

 

Desde el primer contacto con el juego, te das cuenta que no estás ante otro clon del Devil May Cry. Sí que es verdad que el desarrollo, a primer momento, se parece, sin embargo, al poco de jugarlo ya te percatas de que te has embarcado en una aventura épica de dimensiones colosales.

 

Gráficamente es soberbio y eso hace que en espectacularidad, acción y realismo, pocos juegos del catalogo PS2 lo superen (seguramente que el único que lo hace es su segunda parte)…

 

Enemigos gigantes, escenarios increíblemente bellos y bien realizados, tiempos de carga casi ausentes (jugando desde disco duro) y un personaje principal impactante y lleno de sorpresas hacen que Bricoman lo haya escogido como el MEJOR juego de PS2 .

 

Además, este juego es tan sumamente imponente que el procesador principal de la consola sude para mostrarlo en condiciones. De hecho, el único fallo que le he encontrado viene dado por este motivo: la PS2 no puede dar más de sí.

 

Unos molestos fallos gráficos hacen que, al movernos por el escenario, se vea lastrada la fluidez gráfica del conjunto. Por suerte, este efecto, no llega a molestar en exceso, aunque ensucia a un conjunto casi perfecto. 



La historia en un golpe certero de lanza

 

Nuestra aventura empieza cuando Kratos, un general espartano en el ápice final de una batalla con sabor a derrota, encomienda su alma al Dios de la Guerra para que le ayude en su cometido.

 

Dicho momento marcará toda la vida de nuestro héroe, ya que, una vez ganada la batalla con la ayuda del Dios, éste termina profecía convirtiendo a Kratos su esclavo en la tierra.

 

Kratos, durante años, es obligado a sembrar el terror y la guerra por todo el territorio griego hasta que el destino, y el infortunio, lo llevan a una aldea que le es demasiado conocida… Inmerso en ira y locura, Kratos mata a su mujer e hija.

 

Este es el punto de inflexión en nuestro héroe y decide, totalmente arrepentido, declararle la guerra al mismísimo Dios de la destrucción. Aquí empieza nuestra encomienda, ya que Kratos deberá encontrar la Caja de Pandora para derrotar al Dios.



La acción a través del Yelmo

 

Variedad y calidad como estandarte. Acción de juego a raudales, argumento y escenas animadas de película, puzzles súper ingeniosos y accesibles a todos los niveles de materia gris (no es que sea tonto del todo, pero es que a veces los programadores nos regalan puzzles de lo más ilógicos…).

 

En definitiva, un juego con el que será imposible caer en la monotonía y que impresiona desde el primer momento.


También, mención especial para los enemigos simples y jefes del juego. No encuentro palabras para describirlos, simplemente geniales. 



Protección del escudo

 

Este aviso es para todos aquellos que a veces juegan en compañía de los pequeñines (hermanos, sobrinos, hijos... muchos ya empezamos a tener una edad…)

 

Este juego es tan violento como genial. Gracias a Dios, y no el de la guerra, este juego no se corta un pelo en nada, por lo tanto precaución al jugar ante la mirada de nuestros retoños. En muchos juegos puede que se pasen un poco con la censura de edad, sin embargo, con éste es totalmente acertada.



Resumiendo:

 

Un verdadero imprescindible del catálogo Playstation 2 y del campo de los videojuegos en general. Nadie debería restar sin probarlo. Puede gustar o no, pero el asombro, la calidad y majestuosidad que desprende son imposibles de entender sin jugarlo.

 

Un Diez sobre Diez para un juego que, de lucir completamente fluido, parecería de tres generaciones posteriores…


Vídeo

12.11.17

Nuevo reportaje de opinión:

-Mi última consola.

04.11.17

04.11.17

Nuevo juego analizado:

-The SOLUS Project.

01.11.17

29.10.17

Nuevo juego analizado:

-SHOX.

21.10.17

Nuevo accesorio analizado:

-Mando PS2 RF

21.10.17

¡Nuevo Tuning!

21.10.17

10.10.17

Nuevo contenido en Potenciar Consolas.

-Playstation 2.