También conocido como Tiger Heli en el resto del mundo, Kyukyoku Tiger es un juego clásico de disparos, de avance vertical… y, cuando digo clásico, me refiero a clásico con todas sus consecuencias: veamos el motivo.

 

Allá por el 85 Toaplan creaba la versión Arcade, siendo más tarde licenciada y reprogramada por Taito, creando un juego “indiscutiblemente bueno”, de esos que aún pasando el tiempo, y sin saber muy bien el motivo, cuando escuchamos su nombre (aunque no lo jugáramos en su día) nos suena a vieja gloria.

 

Kyukyoku Tiger es un juego con un balance superior, un auténtico desafío (palabra asociable a no pocos títulos de los 80), en el que el verdadero rival a vencer es el mismo jugador, que encuentra el auténtico pique en superar su propia puntuación.



Porque los juegos de antaño consistían en eso, en buscar la forma de romper el antiguo record, no en llegar al final… En realidad esto ni es bueno, ni malo, pero era una característica propia de su época, a tener muy en cuenta, pues cuando hablamos de que un título, con 4 míseras pantallas, es todo un juegazo, tenemos que tener muy presente su auténtico “Leitmotiv”.

 

Pasarse sus 4 fases es duro, muy duro, pero cuando las acabamos, vuelven a empezar de nuevo, con una dificultad mayor y más posibilidades de “bonus”, en forma de nuevos objetos que podremos destruir.

 

Y creedme, que aún con sus limitaciones, este juego es una maravilla en su control, en sus gráficos, en su sonido y, como no, en su jugabilidad.



Unos “sprites” muy definidos, que conforman, junto a una paleta vibrante (sello de la fabulosa PC-Engine) un apartado gráfico destacable (recordemos que hablamos de una máquina de 8 bits) casi comparable al 100% con su hermana Arcade, sin tener nada que envidiarla.

 

Un sonido suficiente, tanto en disparos y explosiones como en su banda sonora que, aunque destaca por lo trepidante de su tempo, no es tampoco de las más recordadas.

 

Su dificultad es bastante alta, pero en todo momento es una delicia, consiguiendo que el juego, aun con su abuso de poder por parte de la CPU, sea divertido y para nada frustrante.



Botón de disparo, botón de bomba y “power ups” por doquier; así de sencillo y así de complicado a la vez, pues avisados os dejo: Kyukyoku Tiger es, de verdad, un reto muy agradable, pero desafiante, siendo un título con mucha más magia y más miga de la que puede parecer en un primer momento.

 

Este título es un verdadero juego de culto, pero como casi siempre, habrá que retro-traerse para poder apreciarlo con más claridad: un juego genial y un maravilloso port. Imprescindible dentro del catálogo de PC-Engine, siendo un juego que “se mea” en títulos como Gun-Head y la saga Soldier, de mucho más prestigio a nivel mediático, pero de calidades jugables mucho menores.

 

MI OPINIÓN

 

Si te gusta PC-Engine y te gustan los juegos clásicos, esta es una compra obligada, pues nos encontramos ante una de las verdaderas joyas de la consola de Hudson y Nec. Si no eres amante de las altas dificultades, puede que no le encuentres el punto a este grandioso juego.

 

Me gustaría mencionar que Kyukyoku Tiger no es comparable a juegos como Super Aleste, Thunder Force IV o similares, pues en el clásico de Taito se destila otro estilo, mucho más “peligroso y pausado” que en estos geniales y trepidantes juegos.

VÍDEO

12.11.17

Nuevo reportaje de opinión:

-Mi última consola.

04.11.17

04.11.17

Nuevo juego analizado:

-The SOLUS Project.

01.11.17

29.10.17

Nuevo juego analizado:

-SHOX.

21.10.17

Nuevo accesorio analizado:

-Mando PS2 RF

21.10.17

¡Nuevo Tuning!

21.10.17

10.10.17

Nuevo contenido en Potenciar Consolas.

-Playstation 2.