En esta ocasión os quiero hablar de un juego al que le tenía muchas esperanzas y que en cierto modo, me ha defraudado un pelín… Un juego que, a primera vista, parecía hecho a mi medida y que ha terminado por desquiciar mis nervios.


Un juego de la mano de Atlusy distribuido por la gran Squaresoft para Ps2 que está a medio camino entre la acción y el rol.

 

Lo primero que sorprende son sus gráficos. Unos gráficos en dos dimensiones de corte clásico, pero con una resolución y colorido alucinantes: escenarios bellísimos, personajes con gran carisma y diseño casi perfecto, patrones enormes, estética mezclada del manga y de los cuentos de hadas clásicos…

 

Un sinfín de detalles gráficos que hacen que este juego entre muy pero que muy bien desde el primer momento.



El argumento también está bien ideado y representado de forma magistral. Cinco personajes y cinco historias sorprendentes, ligadas entre sí, llenas de detalles inigualables.

 

Un argumento que va ganando en interés a medida que vamos pasando pantallas y que está perfectamente narrado por unas de las mejores voces oídas jamás en un videojuego. Creedme, sus voces escuchadas con un buen equipo de audio son increíbles.


Hasta el momento todo pinta a las mil maravillas y seguramente os estaréis preguntando: ¿Donde está el punto débil del juego? 

 

El desarrollo del juego.

 

La forma de jugar a este Odin Sphereno es nada convencional y creo que es un sistema de juego que cansa tanto a los jugadores normales como a los fanáticos del rol.

 

El juego está considerado una especie de “acción/rpg”, sin embargo es una mezcla algo pobre. Del género rolero coge pocas cosas, más que nada el hecho de que nuestro personaje pueda subir de nivel, hacer mezclas con diversos materiales, tener que sanarse de vida e infecciones, potenciarse mediante anillos y amuletos, realizar magias… Todo muy simple e intuitivo, cosa que hace que cogerle las riendas al juego no cueste en absoluto.


Todo lo demás es acción, ya que con solo dos botones (salto y disparo) nos podemos pasar el juego.



El desarrollo del juego es más que simple: fases formadas por micro pantallas circulares (o sea, que corriendo hacia un lado vas dando vueltas a la misma pantalla)y un mundo exageradamente pequeño. Aquí está el gran problema: repetición y más repetición.

 

Imaginaos jugar cinco veces en los mismos escenarios… Sí, en diferente orden y con diferente protagonista pero en los mismos escenarios. Otro punto en contra es que su dificultad en algunos puntos concretos, llega a ser desesperante.

 

Sinceramente, un juego que tan solo verlo me enamoró, cosa que le otorga una segunda oportunidad para el futuro, sin embargo, no deja de ser un juego simple, pesado y largo.


Puede que a algunos de vosotros os guste, pues calidad no le falta (sobretodo gráfica), no obstante para un jugador esporádico llega a ser terriblemente largo y penosamente repetitivo.



Una verdadera lástima porque su aspecto visual y sonoro están por las nubes.

 

Un juego que de tener unos cuantos mundos más y un desarrollo no tan repetitivo hubiera sido una obra maestra de la programación.  

VÍDEO

12.11.17

Nuevo reportaje de opinión:

-Mi última consola.

04.11.17

04.11.17

Nuevo juego analizado:

-The SOLUS Project.

01.11.17

29.10.17

Nuevo juego analizado:

-SHOX.

21.10.17

Nuevo accesorio analizado:

-Mando PS2 RF

21.10.17

¡Nuevo Tuning!

21.10.17

10.10.17

Nuevo contenido en Potenciar Consolas.

-Playstation 2.