Ya sabéis que muchas de las cosas que jamás salieron del país del sol naciente eran demasiado extrañas para las audiencias occidentales, pero restando esa ingente cantidad de peculiaridades también se nos escaparon montones de juegos exquisitos. Twinkle Tale es uno de ellos.

 

1992 fue un año especialmente potente para la 16Bit de SEGA, pudiendo encontrar entre sus lanzamientos europeos joyas tan interesantes e imprescindibles como Atomic RunnerDesert StrikeDragon´s FuryThunder Force IVAnother WorldSplatter House 2Streets of Rage 2Sonic 2 o World of Illusion.

 

Para muchos de nosotros ese año fue simplemente espectacular (y ya ni os cuento si nos ponemos a repasar los lanzamientos de Super Nintendo... menudos 365 días que tuvo el 92), pero algunos de los más potentes o desconocidos se quedaron fuera.

 

Twinkle Tale, por desgracia, fue uno de ellos, y con su falta de distribución nos quedamos sin uno de los juegos más bonitos del catálogo de Megadrive.

 

Se trataba de un juego de acción con vista cenital, semejante a otros títulos tipo MERCS y similares, pero que contaba con una ambientación medieval fantástica muy simpática y de genial diseño.

 

Su protagonista era una pequeña brujita capaz de contar hasta con tres hechizos diferentes (tipos de disparos), ampliables en tres niveles cada uno. 



La diferencia, y puede recordar a Axelay y a otros de su estilo, es que no perdíamos un disparo en pos de otro, sino que podíamos cambiarlos a nuestro antojo durante toda la partida (pulsando el botón correcto), lo que se traducía en un puntillo cerebral, porque cada enemigo o situación concreta se resolvían mejor con unos que con otros.


(También existían algunos ataques especiales en forma de Power ups, como las bombas, por ejemplo).


Durante sus nueve niveles se disfrutaba de una acción vertiginosa, de escenarios con peligros añadidos (además de los enemigos) en forma de plataformas móviles o de acantilados peligrosos, y de un grado de desafío bastante bien medido.

 

En cierto grado funcionaba como un shoot´em up, y como uno de los buenos (es más, alguna de sus fases se desarrolla al estilo shoot´em up con desplazamiento vertical).


Sus FX y su banda sonora sonaban a gloria, redondeando en un cartucho de esos que merecía la pena tener sí o sí. Y ya sabéis que su plataforma no siempre rendía en condiciones en cuanto a temas de sonoridad, pero aquí teníamos un buen ejemplo.



Sus creadores fueron Wonder Amussement Studio, equipo de programación que jamás volvió a publicar nada… y que en su única obra se centraron exclusivamente en la 16Bit de SEGA (no existen versiones o ports).


Destacaría, aun haciendo hincapié en su maravilloso conjunto, el diseño de los niveles (realmente bonitos) y de los jefes finales (alguno bastante duro...), siendo estos últimos de un tamaño y de una vistosidad a celebrar.

 

Sus efectos de scrolling, su acertada paleta de colores, sus detallados sprites y ese acabado general con pinta de artesanal, convertían a Twinkle Tale en una pequeña maravilla dentro de su plataforma. (No llegaba a mostrar las calidades vistas en un Sonic 2 o en un Gunstar Heroes, y su acabado es más clasicote, con un tono general similar al de la hornada anterior de juegos).


Se habla demasiadas veces, y de forma errónea, sobre tesoros ocultos, haciendo alusión a juegos que tan solo pueden presumir de ser unos absolutos desconocidos que jamás llegaron a nuestra tierra, pero en este caso su uso está más que justificado, porque sus calidades son abultadas, y no solo su extrañeza de cara a ciertos públicos.



Es un cartucho caro, muy caro... no esperéis encontrarlo por menos de 250 euros.


La explicación a esto es sencilla: además de ser exclusivo dentro del territorio japonés, vendió muy pocas unidades en su tierra. Blanco y en botella.


Por si fuese poco con esto, abundan las reproducciones, así que si tenéis la suerte de poder permitiros uno: que os certifiquen que es original.

 

Si queréis conformaros con una reproducción (lógico, por culpa de su precio) se pueden encontrar por 30/40 euros, precio más que válido si cuenta con un buen acabado y con carátula a color de calidad.


Bueno, bonito y muy caro, pero calidad no le falta y sus copias no abundan. Muy recomendable, aunque solo sea en plan emulación.

VÍDEO

NOVEDADES

10.11.19

Nuevo juego analizado:

-METRO LAST NIGHT.

27.10.19

Nuevo añadido en reparación:

-PIONEER CLD A-100.

06.10.19

Nuevo apunte en: ARCADE LOW COST.

06.10.19

Nuevo reportaje técnico.

Nuevo añadido en Colecciones.

-Organizador de mandos.

29.09.19

Nuevo documento en NEO GEO:

-Injusta paradoja del destino...

11.09.19

03.09.19

Nuevo juego analizado.

-HEAVY RAIN.

02.09.19

Nuevo reportaje técnico:

-Montar HDD interno en PS3 y X_BOX 360.

26.08.19

Nuevo cuidado casco VR:

-Goma frontal.

16.08.19

Nuevo accesorio analizado:

-Pistola precisión PS3.

30.06.19

Nuevo contenido en Reparacion:

-PHILIPS MSX.

16.06.19

Nuevo TUNING:

-RASP-SX.

3.06.19

3.06.19

14.04.19

Nuevo juego analizado:

-God of War (PS4).

06.04.19

Nuevo accesorio analizado:

-Master System control stick.

06.04.19

-Nuevo contenido en Potenciar Consolas:

-Ejemplo 50/60HZ MEGADRIVE.

06.04.19

Nuevo contenido en ARCADE:

-Cambiar monitor CRT por LED.

19.03.19

Nuevo reportaje de opinión:

-Adicción; ¿Cómo combatirla?

03.03.19

Nuevo aporte en Restauración:

-Mandos.

16.02.19

Nuevo contenido en reparación:

-MEGA CD; calibrar lente

03.02.19

ACTUALIZACIÓN:

-Arcade Low Cost.

12.01.19

Nuevo accesorio analizado:

-PANDORA Double Stick

28.12.18

Nuevo TUNING.

-NEO TV.

02.12.18

Nuevo juego analizado:

-WIPEOUT Omega VR Edition.

25.11.18

Nuevo TUNING.

21.11.18

Nuevo documento en Potenciar Consolas.

-GAME BOY; Backlight y Bivert.

03.11.18

Nuevo contenido en placas recreativas:

-Jugar en casa con MODEL 3.

14.10.18

Nuevo reportaje de opinión:

-PS4VR Toda la verdad tras 2 años de juego.

06.10.18

Nuevo contenido en placas ARCADE.

-KONAMI 573.

31.08.18

04.08.18

Nuevo contenido en Placas Recreativas:

-PGM2.

16.06.18

07.04.18

18.03.18

Nuevo contenido en Placas recreativas.

-SEGA MODEL 3.