La XL-BOX es un combo entre consola y TV.


Su tamaño viene a ser el doble que una X-Box normal y tiene la peculiaridad de poder funcionar de forma autónoma o conectada al televisor.


Incorpora una pantalla de 7” en su frontal y un par de altavoces multimedia en sus laterales. La calidad de vídeo es más que aceptable, el audio es genial y su refrigeración, pese a los laterales tapados es muy buena.

 

Empezamos la historia por el principio:

 

El corazón del proyecto es una X-Box que tenía por casa medio muerta de risa. Tenía chip y una toma USB en el puerto del cuarto jugador.



La pantalla, siguiendo mi política de reciclaje de materiales, la saqué de un coche que iba al desguace.


Aquí la podéis ver en una de las múltiples pruebas de funcionamiento que realicé antes de decantarme por ella. 



Los altavoces, por su parte, son unos típicos altavoces 2.0 de informática.



A continuación, con la ubicación de los componentes clara, hice una plantilla de la pantalla y empecé la adaptación de las carcasas de la X-Box.



La modificación de las carcasas, como veréis a continuación, fue bastante compleja, ya que tuve que cortar los laterales de la superior para fijarlos en la inferior para que, de esta manera, la superior hiciera simplemente de tapadera.


Una vez las carcasas adaptadas, empecé a buscar materiales para ganar la altura de la pantalla.

 

Metacrilato para el frontal y aluminio y madera para los laterales y trasero (los materiales no tiene importancia, a parte del metacrilato, el resto son restos que encontré en mi taller).



A continuación llegó el momento de cablear la salida de vídeo y audio en la placa madre y volver a montar todo el interior de la consola.



Tras el cableado, fui pegando todos los materiales y, una vez sólidos, apliqué una base de masilla para juntar y endurecer el conjunto.



El siguiente paso: una buena mano de pintura.



Referente a la pantalla, pegué su plaquita electrónica tras el LCD para reducir espacio y hacerla más compacta.



A continuación, ya solo quedaba fijar la pantalla y enchufar los últimos cables.



Sé que la XL-BOX no se puede considerar un tuning perfecto, pues su tamaño y acabado estético (sobretodo el masillado) dejan mucho que desear, sin embargo su funcionalidad, la pintura de calidad y las artes frontales le dan un toque bastante llamativo.

 

Es un experimento raro del que me siento orgulloso por estar realizado, íntegramente, con materiales de desguace. Otra prueba más de que con imaginación y ganas se puede llegar a crear algo de la nada.

 

Una X-Box abandonada, una pantalla chorra de esas de la era tuning, un par de altavoces de 10 euros, un puñado de masilla, unos amigos chapistas y…

 

¡TACHÁN!

 

 

 XL-BOX


VÍDEO DE FUNCIONAMIENTO

12.11.17

Nuevo reportaje de opinión:

-Mi última consola.

04.11.17

04.11.17

Nuevo juego analizado:

-The SOLUS Project.

01.11.17

29.10.17

Nuevo juego analizado:

-SHOX.

21.10.17

Nuevo accesorio analizado:

-Mando PS2 RF

21.10.17

¡Nuevo Tuning!

21.10.17

10.10.17

Nuevo contenido en Potenciar Consolas.

-Playstation 2.