MODELO GRANDE

Lo primero que tenemos que hacer para desmontar la 360 es sacarle su disco duro. Para hacerlo sólo tenemos que apretar el botón de extracción y estirarlo.



Seguidamente, le sacaremos el frontal de la consola. Esta pieza sale a presión, por lo que estirándolo suavemente ya nos saldrá.



Una vez tengamos el frontal fuera, sacaremos los laterales. Estos plásticos también van a presión y los podemos sacar estirando.


Ojo que van cogidos con unas grapas y tenemos que ir moviendo la pieza mientras estiramos con tacto para no romperlos.



Cuando tengamos los laterales sacados, podremos ir ya por separar las carcasas. La superior nos queda fijada en la consola, por lo que deberemos estirar mayoritariamente la inferior.


En la parte posterior de la consola, veréis que hay unos encajes para meter un destornillador. NO LO HAGÁIS, ya que el plástico queda marcado muy fácilmente y la carcasa sigue sin salir.

 


La forma más fácil de hacerlo es separando las carcasas como aquél que abre un libro, sin miedo. Antes de romperse, se liberan las grapas, asegurado!!! 



Ahora ya podemos destornillas el bloque de la carcasa superior, sacando los tornillos marcados con rojo.



Con estos tornillos y el botón “eject” sacados ya podremos sacar la carcasa superior y ver el interior de la consola.


CONSTITUCIÓN INTERNA


Ahora ya podemos sacar componentes. El primero, el lector.

 

El lector va flotando, por lo que si lo cogemos, lo podremos levantar sin problema. La única cosa que tenemos que hacer es desconectarle sus conectores de corriente y señal.



Una vez sacado el lector, ya podemos sacar el conducto de aire (pieza blanca), el conector de los ventiladores y los mismos ventiladores doblando eso sí, un poquito la chapa trasera.



Llegados a este punto, ya sólo nos quedará descollar la plaquita de las dichosas “luces rojas” y la placa madre en sí.


Para sacar la plaquita frontal, debemos sacar primero el plástico blanco que va a presión, ya que debajo de él hay un tornillo escondido.



Una vez sacada la plaquita frontal, ya podemos darle la vuelta a la consola y sacar todos los tornillos restantes. Con esto ya nos saldrá la placa madre de su jaula de hierro.



Para sacar los disipadores de la placa madre, sólo tenéis que hacer palanca con un destornillador plano pequeño en las patas de las “X” que los sujetan por la parte de debajo de la misma.


MODELO SLIM

 

El desmontaje de la La X-Box 360 Slim es muy similar al de su versión FAT.

Lo primero que haremos es buscar el lateral donde hay la muesca para acceder al disco duro y levantar dicha parte.

 

 

A continuación, empezamos por levantar, con cuidado, la tapita contigua. Va con grapas de plástico, pero si vamos estirando y al mismo tiempo tirando hacia los laterales, nos saldrá sin problema.

 

 

A continuación, en caso de tener disco duro, deberemos sacarlo y continuar con el resto de embellecedores de ambos laterales de la máquina. La parte contraria a la ubicación del disco duro (la superior), no parece tener holgura posible para meter nada ahí, pero tranquilos porque la rejilla no cuesta de sacar. Con solo introducir un destornillador plano y fino, o incluso una tarjeta de crédito o las propias uñas, nos cederá un poquito y podremos estirar sin problema. 

 

Para el embellecedor inferior a dicha rejilla (la superior), deberemos separar sus grapitas al mismo tiempo que estiramos. De esta forma notaremos como se va liberando.      

 

 

Una vez tengamos los laterales limpios, podremos proceder a separar la carcasa inferior. Dicha carcasa va unida mediante grapas por su parte trasera (algo parecido al modelo FAT).

 

Para liberar esas grapas podemos empezar por uno de sus laterales, los cuales hay dos grapas muy juntas y las podemos separar sin demasiado problema con la ayuda del destornillador.

 

 

Un buen truco puede ser liberarlas y separar ambas carcasas para que se sobrepongan y no se vuelvan a cerrar. De esta forma, podremos separar las del otro lado sin que esas se cierren de nuevo y con la ayuda que la carcasa ya estará medio abierta.

 

 

A continuación, separaremos las restantes del otro lado. La primera es fácil, porque nos llega bien el destornillador, pero la siguiente, al estar algo alejada, puede costar un pelín. Sin embargo, como tendremos la carcasa ya medio abierta, haciendo un poco de presión, como separando ambas partes, y manipulando dicha zona como si quisiéramos liberar la grapa, nos saldrá sin mucho problema. 

 

 

Una vez tengamos la carcasa inferior sacada, podemos ir por separar la frontal. OJO que hay un conector cinta que no debemos tirar y que tendremos que liberar antes de separar dicha parte. Su conector es de los que llevan retén, por lo que con separar la parte delantera del mismo (marcado con la línea roja) ya bastará. También debemos ver que el conector cinta lleva una especie de faja que rodea el conector hembra, por lo que antes de sacarlo, debemos levantar dicha parte.

 

Si no queremos sacar el retén del conector hembra, podemos levantar la parte que hace de faja de la cinta y estirar, son eso ya nos saldrá el conector sin dañarlo y luego, una vez desmontada la plaquita electrónica, podremos abrir el retén del conector con más facilidad. Para desmontar la plaquita electrónica, basta con sacar los dos tornillos marcados en la foto y estirarla.

 

 

A continuación, podemos girar el bloque restante y sacar todos los tornillos marcados en la siguiente foto. Con ello ya liberaremos la carcasa superior. También podemos aprovechar para sacar una plaquita lateral que hay en la parte trasera de la consola. Esa plaquita, una vez sacado el tornillo de fijación, la podemos estirar como si de un USB se tratase. 

 

 

Una vez tengamos la carcasa superior sacada, podemos sacarle la chapita disipadora para poder lavarla mejor. Para ello, tan solo tenemos que levantar la chapita para que pueda salir de los tetones que la fijan y, al mismo tiempo, liberarse de una retén que tiene. Con eso ya podremos separar la parte de plástico de la metálica.

 

 

Seguidamente, veremos ya la composición interna de la consola. Casi todo ahí va flotando: lectora, carcasa ventilador, soporte disco duro... por lo que menos el disipador principal y el ventilador, todo lo podremos sacar con solo sacar sus conectores y estirar.

 

NOTA: Para sacar el soporte de disco duro, deberemos sacar el tornillo que fija su conector SATA y un tornillo trasero que fija el conjunto a la carcasa metálica. Una vez sacado el soporte, ya podremos liberar sus conectores con mayor facilidad. 

 

 

Para desmontar la lectora y poder así limpiar la lente, deberemos seguir unos pasos concretos. Primero, le daremos la vuelta y le sacaremos la goma final (una especie de fajita de goma) y los cuatro tornillos que fijan su carcasa inferior. Seguidamente, para poder separar las carcasas, deberemos sacar la parte frontal de la bandeja (a presión mediante dos grapas, estirar sin miedo con la ayuda de un destornillador plano) y un marco de esponja que, en caso que se rompa no hace falta volver a poner. Con eso ya se nos separará la carcasa inferior de la lectora. 

 

Con todo eso, aún no veremos la lente y para poder limpiarla hará falta sacar la carcasa superior. Para ello, hace falta más maña que fuerza y tan solo deberemos levantar un pelín la carcasa metálica y tirarla hacia atrás (nos sale como si fuera una guía).     

 

Para proseguir con el desmontaje final de la placa madre, deberemos sacar, si no lo hemos hecho ya, los tornillos que fijan el disipador principal (marcados en amarillo). Una vez sacados, giramos el bloque y sacamos, con mucho cuidado, el disipador y el conector del ventilador. 

 

12.11.17

Nuevo reportaje de opinión:

-Mi última consola.

04.11.17

04.11.17

Nuevo juego analizado:

-The SOLUS Project.

01.11.17

29.10.17

Nuevo juego analizado:

-SHOX.

21.10.17

Nuevo accesorio analizado:

-Mando PS2 RF

21.10.17

¡Nuevo Tuning!

21.10.17

10.10.17

Nuevo contenido en Potenciar Consolas.

-Playstation 2.